martes, 18 de diciembre de 2012

¿Estarían de acuerdo?

¿Os habéis planteado alguna vez si los personajes estarían de acuerdo con las biografías que se han escrito sobre ellos?

Charles Dickens dijo una vez que al propio miedo a la muerte se añadía el miedo a la biografía. En el fondo, podríamos decir que el miedo a no poder contestar a lo que se dijera de él. Así, Dickens quemó sus cartas antes de morir y pidió a sus amigos que hicieran lo propio con las cartas que pudieran tener suyas. Hubo algunos que no le hicieron caso y, gracias a ello, se ha podido conservar alguna documentación. Tenemos otros ejemplos de "quema" de documentos por ejemplo en Jane Austen de quien su hermana Cassandra quemó también cartas.

Son ejemplos distintos, lo se, en el primer caso fue el propio personaje quien lo pidió mientras que en el segundo lo hizo alguien ajeno. En ambos casos, se buscaba preservar la imagen cuando el personaje ya no podía controlar lo que se dijera o escribiera sobre la vida.

¿Qué os parece esta forma de actuar? ¿Hacen un favor al personaje o entorpecen al (futuro) lector de biografías y a los biógrafos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu mensaje aquí: